Un presupuesto para la mayoría

Izquierda Unida felicita al gobierno de Ahora Madrid por el acuerdo para la aprobación de los presupuestos del Ayuntamiento para 2017. Igual que en diciembre, habrá un incremento de más del 22% del gasto social, y un aumento general en todos los capítulos que afectan a la vida cotidiana en los barrios, a la vida de la mayoría de los vecinos y vecinas. De la misma manera que en 2016, la prioridad no es el negocio de unos pocos si no unas condiciones de vida más dignas para la mayoría.

Celebramos que el Grupo municipal socialista haya tomado la decisión de apoyar unos presupuestos que confrontan directamente con la política de recortes que aplica el PP en materia de gasto social. ¡Más vale tarde que nunca!

Sin presupuesto, sin recursos, es imposible atender las necesidades básicas en dotaciones, servicios sociales, limpieza y en todo aquello que falta en nuestros barrios, que estaban abandonado por la política faraónica del PP. Y sin presupuestos no es posible tener una plantilla municipal de un tamaño adecuado a las necesidades reales, ni en condiciones dignas.

Ahora, conminamos a los vecinos y vecinas de Madrid a velar por el cumplimiento del presupuesto, para lograr que las condiciones de vida de nuestros barrios sean cada vez mejores. Del mismo modo, animamos a los trabajadores y trabajadoras municipales (funcionarios y laborales), y de las contratas, a pelear codo con codo por unos buenos servicios públicos y unas condiciones de trabajo dignas.

Y, finalmente, llamamos a todos y a todas a pelear unidos para impedir que el ejecutivo de Mariano Rajoy obstaculice la labor del gobierno de Ahora Madrid con el uso de la regla de gasto como arma arrojadiza, amparándose en la legislación de recortes que surge de la modificación del artículo 135 de la Constitución.

El ministerio de Hacienda, con Cristóbal Montoro al frente, quiere forzar al Ayuntamiento a que, después de pagar sus deudas (a pesar de que son ilegítimas e injustas), dedique su superávit fiscal a adelantar el pago de más deuda en beneficio de los bancos, lo que supondría el fin del incremento del gasto social y de las inversiones en dotaciones en los barrios. No quieren que cunda el ejemplo de que otra política es posible.

Unidas y unidos, podemos vencer. La aprobación de un nuevo presupuesto de avance social es un paso más en esa dirección.

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *